A qué nos dedicamos

Obstrucción lagrimal congénita

Por lo general, en los recién nacidos el conducta lagrimal se destapa espontáneamente dentro del primer mes de vida.

En uno de cada mil niños esto no sucede y el bebé se presenta con lagrimeo o infecciones a repetición.

Este problema se resuelve en un 98% de los casos sin necesidad de tratamiento dentro del primer año de vida.

En aquellos casos en que la obstrucción no se resuelve espontáneamente antes del año de edad, se debe corregir quirúrgicamente a través de un sondaje.

No se debe esperar mas de un año para realizar el sondaje, ya que el índice de fracaso aumenta con cada mes que pasa.

El fracaso del sondaje obliga a otros procedimientos más complejos como la colocación de una sonda de silicona o inclusive el “by-pass” lagrimal o DCR