A qué nos dedicamos

Diagnóstico, tratamiento y cirugía de ojo seco

Ojo seco

Para sobrevivir el ojo humano necesita de lágrimas que humedezcan contínuamente la córnea y la conjuntiva.

Diariamente se producen 400 gotas de lágrimas que, además de humedecer, transportan nutrientes y sustancias fundamentales para evitar las infecciones oculares.

Las lágrimas son producidas por las glándulas lagrimales principales y accesorias formando tres capas sobre el ojo: una de lípidos, externa; una acuosa, media, y otra de mucina, interna. La alteración en la calidad y cantidad de estas capas puede resultar en un "Ojo Seco".

La enfermedad de "Ojo Seco" es una patología que sufren millones de personas en el mundo. Afecta fundamentalmente a mujeres de más de 50 años de edad, pero nadie está exento de padecerla, inclusive los niños. Los síntomas son: ardor, escozor, sensación de arenilla, visión borrosa, ojos rojos, fotofobia (molestias a la luz) y lagrimeo.

Diagnóstico del ojo seco

Diferentes tests permiten llegar al diagnóstico de ojo seco:

  • Uno es el llamado Test de Shirmer que se realiza colocando una tira de papel en el interior del párpado y midiendo la cantidad de lágrimas que absorbe.
  • Otro examen es el Tearscope, que nos permite evaluar la calidad de la capa lipídica.
  • El B.U.T. (break-up time o tiempo de ruptura lagrimal) es otro estudio en el que se mide el tiempo entre un parpadeo y la ruptura de la película lagrimal.
  • El Test de Rosa de Bengala sirve para evaluar células en mal estado o muertas por falta de nutrientes.
  • En esta enfermedad los estudios de laboratorio cumplen un rol fundamental

Causas de ojo seco

Si los síntomas se asocian con boca seca y artritis se puede estar ante la presencia de un Síndrome de Sjogren; también hay causas hormonales, hipovitaminosis A, los antihistamínicos, uso de descongestivos y algunos tratamientos tranquilizantes.

Otra causa puede ser la disminución del reflejo del parpadeo, producto de una parálisis facial o hipertiroidismo.

Algunos elementos externos como la sobre exposición al sol, viento, aire acondicionado, humo de cigarrillo, calefacción, ambientes con baja humedad o las condiciones de la presión atmosférica de la alta montaña, pueden desencadenar los síntomas de ojo seco.

¿Cómo se trata el ojo seco?

Después de que el oftalmólogo ha realizado los estudios que considere, prescribirá como primera alternativa una lágrima artificial cuyos parámetros serán determinados en base al resultado de los estudios realizados.

En caso de que los colirios humectantes no sean suficientes, se realiza la oclusión de los puntos lagrimales. Estos puntos son los encargados de llevar las lágrimas desde el ojo a la fosa nasal. Al ocluirlos permitimos que la lágrima permanezca en el ojo por más tiempo

En casos no muy severos de ojos secos este procedimiento se realiza con unos taponcitos de silicona llamados "Punctum Plug". En los casos más graves se realiza la oclusión definitiva con láser.

El ojo seco es una enfermedad crónica y en la mayoría de los casos, irreversible. El Oftalmólogo busca a través de los diferentes exámenes llegar a un diagnóstico de la causa para evitar su progreso y brindar alivio al paciente con el tratamiento más adecuado.